×
×

El buen hijo vuelve a casa: Arango regresó al Pachencho

Redacción @Futbolestodo
Hace 2 años

Después de 17 años dejando el nombre de Venezuela en alto por todo el mundo, Juan Fernando Arango volvió a disputar un partido en el suelo donde dio sus primeros pasos como futbolista y donde también nació la magia de esa preciada zurda. El club privilegiado es el Zulia F.C, actual campeón de la Copa Venezuela y Clausura 2016.

Provino del N.Y Cosmos como agente libre después de que concluyera el contrato con el equipo estadounidense. Se habló mucho que podría jugar en el Táchira o Carabobo, pero eligió al club donde su presidente fue el DT que lo hizo debutar en 1996 con apenas 17 años en el Nueva Cádiz Futbol Club, no es otro que César Farías.

Debutó con el brazalete de capitán en el brazo aunque es su primer partido con el club zuliano, pero su veteranía y experiencia le da los calibres suficientes para ser el líder de este vestuario. ¿Y quién más indicado que él? Es el mejor jugador de la historia del fútbol venezolano y tiene la licencia de ser hasta presidente de la Federación si así lo quisiera Arangol.

El Pachencho Romero lo recibió con gritos de “Arango, Arango, Arango” alabando al que será el referente del equipo marabino que vive el mejor pasaje de su historia desde su fundación en el 2005. A pesar de la derrota y del mal juego elaborado por su equipo, dejó destellos de crack que solo jugadores como él puede hacer. Esa zurda de oro marcara el camino de los petroleros que apunta a todo lo alto con una participación en Libertadores donde el mismo Arango declaro que quieren hacer historia.

ZuliaEST8

Debut amargo

Aunque la tarde hubiese sido perfecta con una victoria en su debut, no todo puede ser color de rosas. Los dirigidos por Daniel Farías mostraron claras fallas en la creación de juego y no pudieron remontar un 0-2 que encajaron en los primeros compases del encuentro y cedieron 1-2 ante Estudiantes de Mérida. Farías utilizaría Arango de falso 9 y en algunas oportunidades prácticamente de delantero centro, quitándole la mejor cualidad del 18. Su toque con el balón. Cuando faltaban escasos 15 minutos, Farías hace un cambio táctico y retrasa a Arango, decisión que tuvo que hacer desde mucho antes ya que el equipo le cambió la cara cuando el zurdo tuvo más contacto con la pelota, era Juan el que manejaba los hilos del juego y los petroleros tuvieron más fluidez. Esperemos que el DT haya tomado nota en el asunto.

Somos afortunados y privilegiados los que vivimos en la ciudad del sol amada de ver el ocaso de la carrera del mejor que ha parido nuestra querida Venezuela. Lo único que queda es disfrutar y agradecer todo lo que aportó, no solo para la Selección, si no también para la proyección de jugadores criollos a tierras europeas.

Publicidad