×
×

titanes.com.ni

Avión que transportaba a Sala no tenía autorización

Jerry Limo
Hace 10 meses

titanes.com.ni

Avión en que murió el futbolista argentino Emiliano Sala, el departamento de investigación británico de accidentes aéreos (AAIB), este lunes, según tras despegar sobre el Canal de la Mancha, no estaba autorizado a operar en vuelos comerciales.

La aeronave, registrada en Estados Unidos, “no podía utilizarse para vuelos comerciales sin autorización de la FAA y de la CAA, las autoridades reguladoras de la aviación civil en los Estados Unidos y en el Reino Unido, respectivamente, no habiendo pruebas de que la autorización hubiera sido solicitada o concedida”, escribieron los investigadores en el informe que presentaron sobre el accidente.

Los investigadores indican que David Ibbotson tenía una licencia de piloto emitida por la Agencia Europea de Seguridad Aérea, pero esta licencia no presupone necesariamente una autorización para volar por la noche, y la AAIB dice desconocer si el piloto tenía o no dicha autorización.

“Se estima que la licencia y el registro del piloto se perdieron con la caída de la aeronave”, escribieron los investigadores, siendo que el aparato fue localizado, pero no recuperado, permaneciendo a 67 metros de profundidad.

Los videos hechos por un robot en el fondo del mar muestran la aeronave “severamente dañada”, partida en tres partes “mantenidas sólo conectadas por cables eléctricos y cables de control de la aeronave”.

El jugador de 28 años falleció el pasado 21 de enero, cuando el avión en que viajaba cayó en el Canal de la Mancha.

El cuerpo del futbolista fue encontrado dentro de la avioneta, al norte de la isla de Guernese, el 3 de febrero, siendo identificado cuatro días después.

Por el momento, no hay información sobre el paradero de David Ibbotson, que pilotaba el aparato.
La sala había firmado un contrato con el Cardiff City, por quien no llegó a ser presentado, después de haber marcado 12 goles en 19 partidos en la Liga francesa de 2018/19, al servicio del Nantes.

La sala se había trasladado del Nantes al Cardiff y viajaba sobre el canal de la Mancha, por la noche, cuando la aeronave se estrelló. Los restos fueron encontrados a 60 metros de profundidad.